martes, 24 de julio de 2012

La molécula del jefe

Leí hace poco un artículo sobre la molécula del jefe.

Parece una tontería pero os aseguro que veréis las cosas distintas una vez que os haya explicado de que va el asunto.

Los investigadores del experimento antropológico habían descubierto el notable aumento de una molécula determinada (no recuerdo cual) en el cerebro de los chimpancés dominantes en el seno de un grupo.

El estudio buscaba a partir de esa constatación el origen o la razón de dicho aumento porcentual de esta molécula del jefe (permitidme que la llame así).

Podía deberse a una predisposición de ciertos individuos sobre los demás a ser genéticamente jefes, líderes o sencillamente superiores.

Una comprobación que me resultaría de lo más inquietante. Sólo faltaba que al final, hubiera realmente algunos personajes nacidos para mandarnos a los demás. Como primer desastre más inmediato se me ocurre que mi idea de la sociedad anarquista se iría al traste.

Pero volviendo al experimento de los chimpancés:

Teniendo al grupo (la tribu) aislada (en un zoo), los experimentadores procedieron primera a eliminar uno de los factores: el macho alfa, el de la molécula del jefe.

No os asustéis. No lo mataron. Y es que, entre otras cosas, lo iban a necesitar más adelante. Solo lo apartaron a otra jaula del zoológico.

Pero la interesante primera consecuencia de tan sencillo experimento (entre chimpancés claro, entre los hombres es más difícil quitar al dictador de turno) fue que no tardó ni una semana en definirse un nuevo pequeño jefe cabrón. 

Conste que al pequeño jefe cabrón se lo reconoce porque es el que menos trabaja y el que se cepilla a todas las hembras antes (o en vez de) que los demás.

Análisis de estos datos: ¿se hereda la molécula del jefe?

No parecía razonable pensar así puesto el jefazo anterior había sido "extraído" del grupo de manera totalmente inesperada evitando que le pudiera dar ningún tipo de herencia a ningún sustituto potencial.
No. El nuevo jefe cabrón se había creado a sí mismo y había sido aceptado como tal por el resto de su pequeña sociedad.

Pero lo más sorprendente del asunto es que al analizar el cerebro del nuevo jefe del grupo, una vez asentado como tal (a la semana más o menos), los investigadores comprobaron extrañados (o no) que la famosa molécula del jefe había alcanzado el notable aumento porcentual del anterior. Es decir, que se volvía a comprobar que esa molécula está realmente relacionada con la jefatura del estado (permitidme la broma).

Pero vamos ahora con el segundo experimento dentro de nuestra pequeña población simiesca. Os va a resultar mucho más explicativo, contundente y definitorio.

Una buena mañana, el recinto donde estaban los ciudadanos chimpancés se vio alterado por la aparición de una extraña caja hermética. Una de sus caras era un bonito espejo para que los ciudadanos pudieran hacer sus muecas al descubrirse a sí mismos en toda su belleza.

Habréis adivinado (hemos visto muchas películas) que en la caja estaba el antiguo jefe del grupo y que el espejo en cuestión era de una sola cara reflectante.

Es decir que el ex-jefe podía ver a sus antiguos conciudadanos pero ellos no le veían a él.
Pues bien. ¿Qué diréis que ocurrió?

Los análisis de la molécula del jefe en el cerebro del ex jefe fueron disminuyendo a medida que este pobre destronado percibía que los demás no le hacían ni caso a pesar de sus esfuerzos en manifestarse como el macho alfa de toda la vida.

En realidad, el porcentaje de la molécula del jefe tardó en disminuir exactamente lo que el pueblo, sin saberlo, se demoró en dejar de justificarla.

Esto es: Contrariamente a todos los estudios iniciales intentando encontrar una molécula característica de los seres dominantes, lo que encontraron los científicos fue que esa molécula característica de los jefes aparecía como efecto secundario de la admiración del pueblo hacia él.

Para explicarlo intuitivamente, es algo así como el subidón que todos sentiríais si un montón de chicas (o chicos para las chicas) os mirasen con adoración dentro de una habitación. ¿A que tenéis claro que os subiría el porcentaje de alguna molécula? no sabéis cual, pero seguro que os subiría, ¿a que sí?
Pues esa molécula es la del jefe.

Y la moraleja que más me importa es la siguiente.

Los jefes no son jefes porque valgan más que nosotros (ya veis donde me empeño en situarme). Lo son porque se lo permitimos, porque creemos que son más importantes que nosotros, porque la mayoría de los humanos recordamos nuestros orígenes tribales y la (falsa) tranquilidad que nos suponía delegar responsabilidades en un jefe.

Ese es el secreto de los políticos. Ellos saben que preferimos delegar en ellos porque nos da miedo asumir responsabilidades. ¡Y cuál es su risa cuando saben perfectamente que el resultado es justo el contrario al que deseamos sus súbditos! 

Ellos son los que menos trabajan y los que se tiran a nuestras mujeres ¡no os quepa duda!

Cambiemos el chip por favor.

Hasta aquí el experimento de la molécula del jefe. No hace falta que sigáis leyendo mis propias pajas mentales. 

Hasta la próxima. Salud y libertad.

Si os ha gustado tenéis cosas parecidas en 51 y en Anarquía!!
[Seguir leyendo]
PD: Otra simplificación gráfica al estilo de los admiradores de uno dentro de una habitación es la siguiente. Este blog apenas tiene relevancia. Pero imaginaos que os enterarais por los medios de comunicación que alguien importante lo lee. ¿No me conferiría ese hecho una renovada importancia propia? Y sin embargo, mi blog (y yo) seguiríamos siendo los de siempre. Pero mi molécula del jefe crecería y crecería... gracias a los que me lo permitieran al darme esa nueva importancia. Os diré como entiendo el proceso total de formación de un jefe: al principio las cosas nunca están claras. Tenemos el grupo y dentro de él algunos individuos algo más predispuestos (por su misma inconsciencia) a sentirse poseedores de la verdad absoluta.Por ahí irán los tiros: dudosos al principio, estos pocos descerebrados irán definiéndose dentro de su pequeña sociedad. Cuando queden unos cuantos destacados jefazos, la pelea se quedará entre ellos al amparo de la comunidad. Es entonces cuando se pasará a la ya conocida táctica del tipo de gobierno. Democracia, monarquía, república, dictadura, unos cuantos nombres que encubren todos lo mismo. La dominación de unos pocos sobre los demás... porque ellos quieren.

5 comentarios:

Miguel López Casellas dijo...

“¡La anarquía!….un mundo feliz” Eso decía el personaje de Tommy Lee Jones en la película Alerta Máxima donde el principal protagonista era Steven Seagal.

Esta frase la decía yo a veces para crispar a alguna persona jeje. Lo decía sin pensar, sólo para tocar los webs jaja Pero la verdad es que ignoraba y lo sigo haciendo, o ya no tanto, porque me acabo de ir a la Wikipedia, (donde todo lo escrito va a misa) lo que es la anarquía (que según he leído, es sinónimo de acracia). Y veo que hay distintas corrientes dentro de ella, con lo cual me lleva a pensar lo de siempre, que da igual anarquía que republica que democracia que lo que sea, al final siempre saldrá el mono más mono y existirá el último mono. Me da la misma sensación que con Linux, que al final existen disputas entre distintas distros (lo que vendría a ser corrientes).

Nosotros hace tantos años que veo que vamos del blanco al negro siempre, habiendo más matices. Es como el futbol, sólo existen el Madrid y el Barça. Nunca me ha gustado el futbol, jamás en mi vida, pero a veces también me gusta de tocar los webs a alguno del Madrid, pero ya digo, no porque me guste, es la sangre que me puede

En lo de que los jefes no son jefes por valer más que nosotros si estoy totalmente de acuerdo contigo.

Son muchas cosas las que deberían cambiar en esta sociedad que cada vez encuentro más deshumanizada, borrega, cuadrada…

Ah, también me acabo de acordar al leer esto, del documental La Odisea De La Especie. Recuerdo que (creo que era cuando los Neandertales) que un grupo de ellos habían cazado un cocodrilo, pero no podían pelarlo para comérselo. Pues bien, uno de ellos empezó a jugar con una piedra afilada y se hizo un corte en la mano. Tras pensar un momento se fue para donde estaban los demás con el cocodrilo y cual habilidoso carnicero empezó hacer filetes del cocodrilo. Entonces, no tardó uno de ellos en empujar al descubridor del cuchillo carnicero y adueñarse de la nueva herramienta, la cual le confería un gran poder. Y al “tío” este le debió dar un subidón de moléculas de jefe que vamos. Y es que no tenemos remedio, somos así.

Marc Gasca dijo...

Sí. Esto último lo vemos tambien en 2001 Odisea del espacio. La extensión del descubrimiento de la herramienta como arma.

Nat dijo...

Muy Punset te veo eh...por eso me ha gustado..y porque los chimpancés son geniales,también.

Marc Gasca dijo...

¿Qué chimpancés? Son fotos del autor de la entrada.

Nat dijo...

Jajajaja ya decía yo que me resultaba familiar!!!