martes, 31 de julio de 2012

Noticias de mi mundo virtual


Vuelvo con algunas novedades del mundito virtual que estoy componiendo desde hace un tiempo para perfeccionar mi técnica de construcción 3D.

Los que seguís mi blog tenéis ya una idea aproximada de como es esta burbuja de vida que viaja por el universo de planeta en planeta. Se trata de una esfera transparente dentro de la que conviven dos hemisferios gravitatorios antagónicos - pero compatibles - en los que estoy creando un ecosistema sostenible para mi alter ego virtual.

Os enseño alguna nueva aportación. Por ejemplo el motor de mantenimiento del edificio que contiene el telescopio: el Observatorio. Está en la planta baja y resulta imprescindible para el aporte de energía eléctrica al telescopio en sí (2ª planta) y al filtro y calentamiento del agua de la piscina de la planta intermedia (1ª planta).

Y aquí tenéis una bonita foto de mi mismo presentándoos el motor de la piscina del hemisferio de "arriba" con Tatooine de fondo.

Pero esto que os muestro a continuación sí que resulta ser una absoluta novedad:
Como podéis comprobar, vemos dos puertas y dos versiones de mi mismo apareciendo de ellas. Aviso de que quiero mantener el suspense y que por ello no entraré a fondo en explicar exactamente lo que ocurre aquí. Pero sí que os ofreceré todos los datos visuales  para que podáis deducirlo si realmente estáis interesados. Vaya como primera pista que - en la foto anterior - la puerta de la derecha es un portal teletransportador al estilo de Star Trek a la que llamo "la Telepuerta". La de la izquierda es una puerta temporal que - como su nombre indica - nos transporta en el tiempo al cruzarla. Evidentemente, la llamo "la Cronopuerta".

Pero fijémonos en mis yoes duplicados. En esta foto vemos que llevo una camisa azul compuesta por nanofibra cromática. Este material está sincronizado con la Cronopuerta de tal manera que contabiliza cada entrada (y su consiguiente "salida") por ella. Esta nanofibra es capaz de dibujar un guarismo indicativo del número de veces que hemos pasado por la cronopuerta añadiendo un signo positivo si el viaje ha sido al futuro y negativo si fue al pasado.

Es decir que si la camisa luce un +2, quiere decir que he viajado 2 veces al futuro.

Si lo que se ve es un - 3, es entonces que he pasado 3 veces por la puerta viajando al pasado.
Si nos fijamos más atentamente en esta imagen, vemos que el yo mismo de la derecha lleva un número -1 en la parte delantera de la camisa nano cromática. Esto es: soy yo mismo en mi primera incursión temporal al pasado gracias a la Cronopuerta. El Marc del centro lleva un "0" por lo que se trata de mi yo-original antes de pasar por la puerta. Pero como me dispongo a viajar al pasado, ya aparece mi yo -1 antes de que entre en el portal. El yo de la derecha lleva un -3 en la camisa. Es decir que ha hecho 3 viajes al pasado. Por eso ya está saliendo de la escena después de haber "vivido" las fases "0" y "-1" que vemos en la foto.
Y aquí vemos la explicación detallada de la aparente paradoja que estamos describiendo y que lleva a la aparición de varios Marc en un mismo momento dentro de la nave.

No veis su número de viajero temporal en esta imagen pero sabed que se trata de Marc  +2. Es decir que mandé a mi yo al futuro para que se dedicara a mostraros el esquema explicativo que había pergeñado en vuestro honor.

El +2 solo quiere decir que lo (me) mandé al futuro al menos una segunda vez para esta explicación en la pizarra. La primera, aparecí como +1 en otra labor de la que quizás lleguemos a saber algo en una próxima entrada.

De todas formas, no os acomodéis con estos números. Sólo nos dicen lo que ya he explicado; en número de veces que hemos pasado consecutivamente por la Cronopuerta y en qué sentido. Pero daos cuenta de que este Marc +2 pudo haber sido antes -1 y -2. En realidad, daos cuenta de que todos estos Marc son el mismo, pero en un momento distinto de sus periplos temporales.

7 comentarios:

Miguel López Casellas dijo...

Pues el suspense ya se acabó, está claro lo que pretendes. ¡Tú quieres montar una fiesta! jajaja Donde está invitado Marc, Marc, Marc, Marc, Marc y Marc :D

Marc Gasca dijo...

... pero sin sexo, eh?

Miguel López Casellas dijo...

Bueno, eso ya vosotros(tú) mismos, jajá…

Me pregunto yo una cosa. Si esto pudiera hacerse, ¿Se entendería uno consigo mismo? Sería fácil pensar que si, ¿verdad? Pero vete a saber, igual no nos soportábamos a nosotros mismos :P

Marc Gasca dijo...

Con esa pregunta entras en el quid de la cuestión. Esto es precisamente lo que me ha atraído desde pequeño hacia el tema de los viajes temporales. Y es que esa situación (la que describo con múltiples yoes) no es nada simple si nos paramos a analizarla un poco. El problema surge de la necesaria continuidad del yo (0), el yo principal - o yoantesdecronoviajar - por todos los sucesivos yoes (-1; -2...). Hay que darse cuenta de que cuando (0) pasa por la cronopuerta viajando al pasado y convirtiéndose en -1, se encuentra al salir con su yo (0) antes de entrar en la puerta (cosa que él (-1) acaba de hacer). El problema básico con el que se encuentran los dos yoes es que -1 conoce el futuro de 0 (que es , en este sencillo ejemplo, que 0 está a punto de cruzar la puerta) y 0 "sabe" que -1 conoce ese futuro. De hecho, la primera incomodidad que se me ocurre siendo (0) es que sabe que todos los gestos que le ve hacer a -1 los va a tener que repetir en cuanto se convierta en él, lo quiera o no. Os dejo pensar en ello para no extenderme más. Simplemente os sugiero que os metáis en la piel de 0 y -1. También es importante aclarar que este ejemplo es bastante sencillo y algo llevadero. Se puede resolver sin demasiadas molestias. Los problemas paradójicos surgirán mucho más pronunciados cuando (0) y -1 tengan además que hablar para ponerse de acuerdo en alguna cosa. ¿imagináis los problemas que tendrá -1 al escuchar las preguntas de 0, unas preguntas que le acaba de hacer (a lo que él es ahora) hace unos minutos (antes de cruzar la puerta) y tenga que contestar exactamente como acaba de oírse contestar? Un problema añadido es el de los múltiples viajeros temporales. Pensemos en una discusión entre todos esos yoes...

Miguel López Casellas dijo...

Estoy pensando que el tiempo no existe, porque no tiene un inicio…

Y desde luego que es súper complejo toda esta paradoja de viajar en el tiempo que planteas. Me he parado a pensar en la película Terminator. Si desde un determinado año, yo que se…2020 por ejemplo, quieren enviar a alguien para evitar algo que están viviendo, ¿Que sentido tiene eso? Si lo estás viviendo es que ya ha vuelto a ocurrir.

O sea, si el tiempo realmente fuera algo permanente, material, y se pudiera viajar por él, no es algo que se debiera esperar a lograrlo en un futuro, porque ese futuro ya existiría, ¿no?, ya los dinosaurios habrían tenido visita de ese futuro donde se inventa la máquina del tiempo.

Este fin de semana me meteré en la piel de 0 y –1 a ver que pasa….(en mi mente, claro, jajá). Ya os contaré. Claro que si mi yo futuro apareciera ahora mismo, me lo podría contar yo ahora y yo os lo contaría ahora.

Bueno, lo que si voy hacer ahora es irme a comer…

Marc Gasca dijo...

¡Cuidado amigo! Es discutible lo de que el tiempo no tiene un comienzo. Simplificando mucho, podemos decir que el principio del tiempo está en el big bang. Por otra parte, el silogismo "no tiene principio ergo no existe" debería demostrarse porque yo no lo tengo tan claro.
Citas Terminator... un clásico atemporal de los viajes en el tiempo. Según las últimas tendencias sobre el tema, los viajes (al pasado) en el tiempo justifican las posibles paradojas que generan gracias a los universos alternativos. Ahora sí que puedes volver al pasado, matar a tu abuelo antes de que sea padre de tu padre, y sin embargo, no dejar de existir en el nuevo universo que has creado al viajar a él.
Y ahora, podríamos discutir eso de que te vas a comer...

Miguel López Casellas dijo...

Pero el big bang, ¿no fue una explosión de materia o algo así? Esa materia ya estaba ahí entonces, ¿no? ¿cuanto…..tiempo llevaba ahí? El tiempo es una medida nuestra y relativa, pienso yo. Y digo pienso, porque no tengo ni pajolera idea de todo este tema. Aunque ya tengo en mis manos (otra vez) el libro ”Brevísima Historia Del Tiempo de Stephen Hawking, y le voy a dar una lectura.

Lo de no dejar de existir a pesar de matar a tu abuelo (que mala leche, ¿no? jaja) es bastante lógico. Porque al hacerlo, ¿que iba a desaparecer como le pasa a Marty Mcfly cuando la mano empieza a desvanecerse? No se, físicamente imposible también, demasiado mágico.

Vale, es verdad, no me he comido. ¡Pero es que no soy el hombre galleta! jaja Ni tengo una maquina del tiempo para intentarlo. Pero si así fuera, lo que haría sería viajar 6 veces atrás en el tiempo, cada vez con un yo más de acompañante(en el Delorean no cabríamos, claro), así me comería media docena de Yos (hombres galleta). Como voy al pasado, ya sería consciente de ello, habría quedado conmigo mismo en dejarme (con papel y notario si hacía falta).